No, los inuits no tienen 40 palabras para referirse al color blanco

La creencia popular de que los inuits tienen 40 palabras para referirse al color blanco es un mito que ha circulado durante mucho tiempo. Sin embargo, recientes investigaciones lingüísticas han desmentido esta afirmación, demostrando que no existe una variedad tan extensa de términos para describir este color en la lengua inuit. Este falso concepto ha sido ampliamente difundido y ha generado una errónea percepción sobre la riqueza léxica de dicha cultura. Es importante desmitificar esta idea y reconocer que, si bien el idioma inuit posee un vocabulario variado y detallado para describir su entorno, no es cierto que dispongan de 40 términos específicos para referirse al blanco. Este análisis lingüístico nos invita a reflexionar sobre la importancia de cuestionar las creencias populares y buscar fuentes confiables para evitar caer en falsas interpretaciones.

Mitos desmontados: los inuits no poseen decenas de palabras para el color blanco

Mitos desmontados: los inuits no poseen decenas de palabras para el color blanco

La verdad sobre las palabras para blanco de los esquimales

Imagen de archivo de una familia de esquimales en Unalakeet, Alaska.

Cuarenta, cincuenta e incluso cien. Los números se han ido inflando conforme ha pasado el tiempo y se ha ido difundiendo la creencia de que los esquimales tienen múltiples palabras para referirse al color blanco. Sin embargo, esto es solo un mito.

Así lo sostienen diversas investigaciones, pero también una tuitera que recientemente ha vuelto a traer el tema a la palestra tras contestar a un creador de contenido.

La usuaria, que acostumbra a hacer divulgación sobre historia, lingüística y otras curiosidades, citó a otro famoso divulgador, arqueólogo y artista, PutoMikel. Él hizo un vídeo hablando de cómo se describían los colores en la antigüedad, desde el mar del color del vino hasta las ovejas violetas de las que hablaba el escritor griego Homero.

Sin embargo, esto no se trataba de daltonismo, sino de la escasez de palabras para hablar de colores que tenían entonces, algo que al llegar a nuestro lenguaje hace que cree confusión. Y, para hablar de este asunto, utilizó como ejemplo las 50 palabras para blanco de los inuit, pueblos de las regiones árticas de América del Norte también llamados esquimales.

Ante esta afirmación, una tuitera quiso matizar esta afirmación y desmintió el mito, no sin antes aclarar que es muy fan de PutoMikel y simplemente se habrá equivocado porque no es su especialidad, además de que es una creencia muy extendida.

Este asunto se originó en 1911, cuando el lingüista y antropólogo alemán Franz Boas habló en su libro Handbook of North American Indians de las cuatro palabras que tienen los esquimales para referirse a la nieve, dependiendo de su estado.

Encontramos una palabra, aput, que expresa nieve sobre el suelo; otra, qana, nieve cayendo; una tercera, piqsirpoq, nieve a la deriva; y una cuarta, qimuqsuq, nieve arrastrada por el viento, reza el texto, traducido por Álvaro López en El Definido. De hecho, las palabras del escritor comparan esto a las palabras que tenemos para referirnos al agua: lago, que es una acumulación de agua, lluvia, rocío, ola, espuma.

En 1940, el filósofo americano Benjamin Lee Whorf utilizó este documento en su artículo Science and Linguistics para hablar de cómo el lenguaje condiciona la forma de percibir el mundo, pues para un esquimal, una palabra tan general (para la nieve) sería casi impensable.

Whorf habló de cinco términos y, pasados los años, otros documentos y estudios citaron este tema hablando de tres o incluso de más. Carol M. Eastman dijo en su Aspects of Language and Culture de 1975 de muchas palabras; y, en 1978, cincuenta fueron las que mencionó Landford Wilson en The Fifth of July.

Cuarenta o cincuenta son el estándar del mito, que habla de las palabras de la nieve o del color blanco, pero también se ha llegado a decir cien o doscientas en distintos medios de comunicación. Pero esto no es cierto, empezando por el lenguaje esquimal o inuit, que no existe: Esquimal es una palabra peyorativa que se utiliza para hablar de todos los pueblos nativos americanos del norte de Canadá, señala la tuitera en cuestión.

Por tanto, estas tribus no tienen una única lengua, tal y como se puede ver en el mapa compartido por la usuaria. Más allá de esto, es posible que la confusión venga del aglutinamiento, característica gramatical que tienen lenguas como el euskera o el alemán que consiste en unir términos para crear nuevas palabras.

Sprachwissenschaft, que significa lingüística en alemán, viene de sprache (lenguaje) y wissenschaft (ciencia); es más, wissen es sabiduría, y schaft es un sufijo que se traduce como cualidad de.

Por ello, puede que estos autores hayan confundido el aglutinamiento de la palabra nieve de algunas lenguas inuit con palabras nuevas. Aun así, no hay que remitirse a este comentado idioma esquimal para hablar de este asunto, pues ya en el castellano tenemos varias palabras: copo, avalancha, aguanieve, alud, granizo.

Jorge Vidal

Hola, soy Jorge, redactor jefe con amplia experiencia en el periodismo digital. En Diario Online, un periódico independiente de actualidad nacional española, me encargo de supervisar la redacción y publicación de noticias relevantes y veraces. Mi pasión por la información me impulsa a garantizar la calidad y objetividad en cada artículo que se publica en nuestra web. Con un enfoque en la veracidad y la imparcialidad, me esfuerzo por ofrecer a nuestros lectores una cobertura completa y rigurosa de los acontecimientos más importantes en España. ¡Gracias por confiar en nuestro trabajo en Diario Online!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información